PSICOLOGIA MEDICA
INICIO
     

 

La psicología médica
Prof. J. L. González de Rivera y Revuelta Catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica
Director del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática de Madrid.
Avda. Filipinas, 52
28003 Madrid.

Correspondencia :e-mail: psy@terra.es  Web: http://www.psicoter.es     Resumen
Aunque en un sentido amplio los orígenes de la Psicología Médica se pueden antedatar a los de la propia medicina, en sentido estricto la materia tiene poco más de un siglo de existencia, iniciándose en Europa a mediados del siglo XIX. En España se introduce como asignatura obligatoria en los estudios de Medicina en 1944, aunque es en 1966 cuando adopta su nombre definitivo y se incluye de manera oficial en el área de Psiquiatría. A pesar de que su proyección postgraduada está relativamente poco desarrollada, la Psicología Médica representa en la actualidad una de las tres grandes vertientes que integran la Psiquiatría actual, junto con la Psiquiatría Biológica y la Psiquiatría Social y Comunitaria. Aunque hace uso de métodos propios de otras ciencias, su método específico es el método biopsico-social, e incluye la psicoterapia, la medicina psicosomática y los aspectos psicológicos de la práctica médica como algunos de sus aspectos esenciales. Después de analizar y discutir diversas definiciones propuestas, concluimos por definirla como la parte de la medicina encargada de informar y formar al médico para mejor realizar su labor en general, proporcionándole una conceptualización amplia del contexto psicobiológico y psicosocial de la salud y la enfermedad, y facilitándole el desarrollo de sus habilidades de interacción interpersonal.
Palabras clave: Psicología Médica. Psiquiatría.
Abstract
Medical Psychology
From a broad view-point, the origins of Medical Psychology may be considered to precede those of Medicine itself. In a strict sense, however, the subject is about a century and half old, starting as such in Europe in the mid 1800's. In Spain is taught as an official subject in Medical School since 1944, although not until 1966 was adopted its actual name, being included at that date into the Departments of Psychiatry. Although its postgraduate projections are relatively underdeveloped, Medical Psychology may be considered as one of the three great poles of current Psychiatry, together with Biological Psychiatry and Social and Community Psychiatry. The bio-psycho-social method is specific to Medical Psychology, although methods from other psychological and biological sciences are also applied. As some of its major interests, it includes Psychotherapy, Psychosomatic Medicine and the Psychological aspects of Medical Practice. After analyzing and discussing most of proposed definitions, we settle for the following: "the part of medicine in charge of instructing and educating medical practitioners to the best performance of their general role, aporting a broad conceptualization of the psychobiological and psychosocial aspects of health and disease, and promoting the development of their abilities for interpersonal interaction.
Key words: Psychological Medicine. Psychiatry. Versión impresa publicada en Psiquis, 1999; 20 (3): 87-95
Orígenes de la Psicología Médica
Algunos autores, como Zilboorg en su History of Medical Psychology (1941), trazan los orígenes de la psicología médica hasta los albores de los tiempos. En cierta forma, es cierto que los primeros intentos de aliviar el sufrimiento humano con el ri-tual, el gesto y la palabra, son un claro antecedente de nuestra actividad. Sin embargo, estos orígenes se confunden con los de otros muchos artes y ciencias. En verdad, todas las profesiones de ayuda pueden reclamar este origen, y por eso, en el mismo sentido estricto en que ya hemos comentado para la psiquiatría en general (González de Rivera, 1996), nos parece más justo buscar los orígenes de la psicología médica en sus primeras manifestaciones diferenciadas dentro de las disciplinas médicas.
Una de las primeras obras en la que se recoge esta presencia diferenciada es "Principios de Psicología Médica", del barón Ernst Freiherrn von Feuchtersleben. La primera edición en alemán de este tratado fue publicada en Viena en 1845, siendo inmediatamente traducida al inglés, y publicada por la Sydenham Society de Londres en 1847. Ya en aquella época, decía Feuchtersleben que "Quizá nada sea tan esencial para el avance (de la medicina) como la psicología, cuidadosamente adaptada a propósitos médicos".
Teniendo en cuenta, según Feuchtersleben, que el "conjunto de manifestaciones somáticas de la actividad humana en la enfermedad atrae tan poderosamente la atención del médico que los hechos psíquicos quedan oscurecidos y como en un segundo plano", resulta evidente la necesidad de clarificar e insistir en la importancia de estos hechos psíquicos para la salud humana global, enseñando al médico a valorarlos y a actuar sobre ellos. Como predecesor en su esfuerzo, reconoce este autor solamente a su maestro Ph. C. Hartmann, cuya obra "Principios Fundamentales para una Fisiología del Pensamiento o La Mente Humana, en su Relación con la vida Física" (1832) cita con admiración, reconociendo en ella un modelo tanto para el enfoque general como para muchos aspectos específicos, "salvando, claro está, las necesarias correcciones impuestas por el avance del conocimiento en neurología y en psicología".
Von Feuchtersleben acuña en su libro términos que harán fortuna, como "psicosis", "psicopatología" y "psiquiatría", lo cual ya es suficiente para que sea tomado en cuenta. Pero es además su insistencia en que el conocimiento de "las relaciones entre la mente y el cuerpo" es "indispensable no sólo para el que practica la psiquiatría en el asilo de lunáticos, sino para todos los médicos en general" lo que nos hace considerarle como un pionero de la Psicología Médica. Es, por otra parte, interesante reseñar que, al igual que la mayoría de sus continuadores, no propugna este autor una inmersión en la psicología general ni en la filosofía psicológica, sino tomar "solamente aquellos aspectos de utilidad para los médicos".
Algunos años más tarde, Maurice de Fleury (1918), profesor francés de patología médica, publicó su `Introduction a la Médicine de l'Esprit", fino tratado en el que destaca los avances logrados en el conocimiento psicológico por médicos célebres en el curso de su práctica clínica, e insiste en la necesidad de incluir un programa regular de estudios de psicología en la carrera de medicina.
Aproximadamente por la misma época, un movimiento similar toma forma en Alemania, cristalizado en el "Tratado de Psicología Médica" de Ernst Krestchmer, discípulo de Krepelin y catedrático de psiquiatría en Marburgo. Esta obra, que pronto conoció varias ediciones y fue traducida a la mayoría de los idiomas europeos, tuvo una gran influencia, e impulsó, más que las anteriores, el desarrollo de la materia. Que el estudio de la psicología es de interés obvio para el psiquiatra está claro, dice Kretschmer, pero es necesario concienciar a todos los médicos de que también debe serlo para la práctica médica general. Para ello, "debemos renunciar a ciertos contenidos especulativos y carentes de aplicación médica directa, muy del gusto de los psicólogos y de los filósofos (hay que tener en cuenta la época en que escribe Krestchmer), y destacar otros que sí tienen utilidad práctica clara para el ejercicio de la medicina, en su triple vertiente del diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento".
Después de interrogarse sobre los contenidos que han de darse a esta "psicología práctica para médicos", rechaza Kretschemer la psicología fisiológica, con un razonamiento cuya actualidad resulta aplastante. En efecto, podemos decir, parafraseando en lenguaje actual la tesis de Krestchmer, que las bases neurobiológicas de la emoción, el pensamiento y la conducta ya son, y deben ser, desarrolladas por la neuroanatomía, la neurofisiología y la neuroquímica, de manera básica para el médico general, y, en sus aspectos avanzados, a través de las neurociencias como uno de los fundamentos de la psiquiatría. Por otra parte, dar a la Psicología Médica un contenido psicofisiológico predominante, arguye Kretschmer con nuestro total consenso, produciría el efecto precisamente opuesto al que se pretende conseguir con la introducción de esta asignatura en la carrera de medicina, "inmovilizándole (al médico) precisamente delante de la puerta que pretendía franquear, la que le separa de los procesos psíquicos superiores, y para los que la psicología fisiológica no constituye más que una de las vías de acceso".
Desde un punto de vista algo diferente, muy propio de un psiquiatra con gran consulta privada en el Harley Street londinense, Clifford Allen, autor del primer tratado inglés sobre psicología médica, aconsejaba a los médicos el estudio de la psicología aplicada, porque "El médico que muestra su ignorancia (de la psicología) corre el riesgo de perder categoría a los ojos de sus pacientes". Naturalmente, Allen, como buen médico práctico, se interesaba por la psicología en cuanto a su aspecto de facilitar la comprensión de los seres humanos en su trato real. Reconoce así, como fuente de conocimiento, los aportes de la psicopatología, y descarta, como carentes de interés para el médico, los de las psicologías académicas y teóricas. Con muchos años de antelación a las corrientes eclécticas actuales, Allen defendía ya la necesidad de una psicoterapia médica sencilla e integrada, apoyada en las grandes escuelas, pero sin hacer caso ni tomar partido en sus disputas por la exclusividad.
Evolución de la Psicología Médica en España
Ortega y Gasset y Marañón fueron los primeros que llamaron la atención en España sobre la necesidad de humanizar los estudios médicos, introduciendo la enseñanza de la psicología en las facultades de Medicina. En 1944 se incluye por primera vez la psicología como asignatura obligatoria de la Carrera de Medicina, cursándose en la Facultad de Filosofía y Letras. Nunca ha estado claro para mí la relación entre el estudio de las ideas filosófico-histórico-humanistas de la psicología antigua, y el desarrollo de cualidades humanas como la empatía y la compasión, pero lo cierto es que el primer paso para humanizar la medicina consistió en enviar a los médicos a estudiar con los humanistas. Quizá, más que un juego de palabras, esta relación humanismo-humanidad se establece por la percepción subliminal de que la visión científica del mundo no lo abarca todo, y la psicología puede ser la fuente de modos y actitudes más positivos para la interacción humana en general, y la médico-enfermo en particular (González de Rivera, 1981). Bien es verdad que la psicología actual, tan "científica", ha perdido gran parte de este potencial, y cabe preguntarse si no estará llegando el momento de humanizar los estudios de psicología.
En 1951 pasa a denominarse "Psicología para médicos" comenzando a impartirse su enseñanza en la misma Facultad de Medicina, aunque generalmente todavía confiada a profesores de filosofía, de ética o de moral. La asignatura es ahora una psicología general para no psicólogos, y, de manera insensible y progresiva, algunos contenidos de los cursos de filosofía deben ser disminuidos y otros desarrollarse, para responder mejor a las necesidades e intereses de un grupo compacto, claramente definido por su elección vocacional. A partir del curso 1966/1967, a petición de los Catedráticos de Psiquiatría, resuelve el entonces Ministerio de Educación cambiar el nombre a "Psicología Médica", y confiar su enseñanza a los Departamentos Universitarios de Psiquiatría, muchos de los cuales toman a partir de entonces el nombre completo de "Departamentos de Psiquiatría y Psicología Médica".
Paralelamente a este desarrollo en nuestro país, las escuelas de medicina de EE.UU. han ido introduciendo también en los estudios de primer ciclo la enseñanza de "Behavioral Sciences" o Ciencias del Comportamiento, llamadas así más por comodidad que porque su contenido se ajuste estrictamente a temas conductistas. De hecho, la enseñanza de "Behavioral Sciences" impartida en la mayoría de las universidades norteamericanas hasta mediados de los años ochenta tenía un denso contenido psicoanalítico, que contrastaba curiosamente con el furor skinneriano de las Facultades de Psicología vecinas. A partir de esta fecha, comienzan claramente a introducirse en el currículum de la Psicología Médica americana temas de corte conductista y cognitivo, y, más recientemente, la mayoría de los programas tratan de desarrollar un enfoque ecléctico, en el que tienen importancia capital diversos aspectos de las correlaciones psicofisiológicas o relaciones entre conducta-procesos mentales-estado afectivo y la regulación neuroendocrina e inmunitaria, así como los temas princeps tradicionales derivados de la psicología evolutiva, sobre todo en sus aspectos diferenciales y relacionales en los estados de salud y enfermedad (Simons, 1977; Ballis, 1978).
Por diversas razones, el desarrollo de la Psico-logía Médica en España es particularmente interesante. Mientras que su objetivo inicial era "humanizar los estudios de medicina", supuestamente poniendo a los futuros médicos en contacto con estudiantes y doctrinas "humanitarias", pronto resultó evidente que no todos los contenidos de la Psicología resultaban de interés o utilidad para el médico. De una Psicología General impartida a no psicólogos, la Psicología Médica pronto empezó a tomar cuerpo propio, si bien de manera relativamente inarticulada. A partir de su tercer momento, en la década de los años sesenta, empiezan a introducirse conceptos y métodos procedentes, no sólo del campo originario de la psicología, sino también del de la psiquiatría, al que ya pertenecen la mayoría de los profesores de la asignatura. El estudio de las relaciones interpersonales, particularmente la relación médico-enfermo, fue poco a poco convirtiéndose en un tema central para la Psicología Médica, mientras que la influencia de la Psiquiatría ha ido enriqueciéndola con unos conocimientos que no son de uso común en el campo de la Psicología en general.
Los frutos de la enseñanza de la Psicología Médica empezaron a manifestarse por un renovado interés en el desarrollo de una medicina antropológica (v., para detalles, por ejemplo, Kenny y De Miguel, la Antropología Médica en España, 1980) que considere al hombre de una manera global, constituido por aspectos psicológicos y sociales, y no meramente por los biológicos, como pretende una cierta manifestación de "medicina científica".  

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN (en trámite) CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España) Copyright © 2002                                                
Documento recuperado el 4 de septiembre de 2008 en: http://www.bibliopsiquis.com/asmr/0202/0202lpm.htm